La norma también elimina algunas deducciones del Impuesto de Sociedades.

Uno de los principales novedades, es que no se tendrán en cuenta, a la hora de deducir, las pérdidas por participaciones en entidades en el extranjero si están en paraísos fiscales o que no tengan un nivel de impuestos “adecuado”.

El Real Decreto Ley lo aclara: que el impuesto en esos países sea de, al menos, un 10%. Eso sí, se exceptuarán -y, por lo tanto, se permitirá la deducción de pérdidas- las participaciones en empresas situadas en estados miembros de la UE “cuando se acredite que su constitución y operativa responde a motivos económicos válidos y que realice actividades económicas”.

Limitación a la compensación de las Bases Imponibles Negativas  y deducción de determinados gastos y costes:

Adicionalmente, aumenta las restricciones para la deducción de los deterioros y la compensación para aquellas empresas con una cifra de negocios supere los 20 millones de euros.

También entrarán en vigor el 1 de enero de 2017 la eliminación de la posibilidad de aplazar o fraccionar el pago de algunos impuestos en algunos supuestos en particular;

f)Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas. “IVA…”

g) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

la prórroga de aplicación del Impuesto de Patrimonio.

El aumento del tope máximo de cotización a la Seguridad Social de un 3%, hasta 3.751 euros al mes. El Real Decreto Ley incluye, además, una disposición adicional que adelanta que el Gobierno fijará un aumento del salario mínimo interprofesional en un 8%. Así, pasará de 655,2 euros a 707,6 a partir del 1 de enero, pero para eso deberá aprobarse primero el Real Decreto que lo regule.