El Ministerio de Hacienda deberá probar la culpabilidad de los contribuyentes que hayan cometido una infracción tributaria para poder imponer una sanción, como hasta ahora.

El Tribunal Económico Administrativo-Central (TEAC) ha desestimado, en una resolución reciente de  un recurso de alzada  interpuesto por  la Agencia Tributaria para fijar un mismo criterio en los expedientes de sanción, entendiendo que la fórmula que proponía Hacienda implicaba la culpabilidad del infractor sin justificarla de manera suficiente.

En la actualidad, si un contribuyente recibe una sanción, la AEAT,  debe probar los motivos y causas de que cometiera la infracción. De lo contrario, y en caso de recurso, los tribunales pueden estimar la reclamación interpuesta por el contribuyente.

En una resolución del pasado 18 de febrero, el TEAC opina que la frase «resulta una fórmula generalizada y estereotipada que no es motivación suficiente para apreciar la culpabilidad del presunto infractor». Es decir, Hacienda no puede utilizarla de forma automática para implicar sanción.

Resolución TEAC